Las personas que prefieren no hablar en público o que se esconden detrás de trabajos que no requieran estar en contacto con la gente pueden sufrir sobremanera por su personalidad.

Este rasgo comienza en la niñez y se mantiene en la edad adulta, pero gracias a ciertos cambios de hábitos podemos superar la timidez. Es un trabajo arduo pero merece la pena.

¿Cómo superar la timidez?

A diferencia de los introvertidos (que prefieren actividades en solitario), los tímidos tienen un temor irracional a ser rechazados o juzgados por las demás personas.

Esto les provoca frustración y ansiedad.

La buena noticia es que se puede trabajar para superar la timidez y todos los sentimientos que conlleva. Si no te puedes relacionar con los que te rodean y se te complica mucho hablar ante gente desconocida, presta atención a estos consejos:

1. Acepta tus emociones

Como primera medida, es fundamental que te conozcas a ti mismo y sepas cuáles son tus reacciones ante diferentes situaciones.

En la cultura occidental nos han enseñado que las emociones se deben ocultar o cambiar. Sin embargo, lo más sano que podemos hacer es aceptarlas.

Cambia el diálogo interno: de mensajes negativos pasa a mensajes positivos. Intenta modificar tus conductas una vez que aprendas sobre tus emociones.Si aceptas que puedes fracasar te sentirás más confiado. Es decir, conoce tu timidez y actúa a pesar de ella.

2. Determina el origen del problema

Aunque es verdad que muchas personas nacen tímidas, lo cierto es que algunas de ellas mantienen este rasgo de su personalidad cuando crecen porque no han sabido ponerle un freno a tiempo.

Para ello es muy importante que identifiques los orígenes de tu timidez. Es probable que no todas las situaciones te provoquen timidez, por lo tanto, trabaja en las más estresantes.

3. Sal del ensimismamiento

Una de las características inherentes a la timidez es la introversión. Las personas que sufren esta condición creen que no tienen nada interesante que decir ni increíble que contar.

Tratan por todos los medios de no ser el centro de atención de las fiestas y reuniones.

Para superar la timidez debes dejar de lado la frase “no puedo” y centrarte en lo que sucede a tu alrededor.

4. No temas equivocarte

La autocrítica constante a la que se suelen someter los tímidos está basada en sus expectativas.Esto quiere decir que esperan que sus bromas sean las más graciosas, que sus historias sean las más impactantes o que sus comentarios sean los más adecuados.

Por supuesto que estas pretensiones no son fáciles de cumplir en todos los casos.

¡Permítete equivocarte! Este es un consejo que todos pueden poner en práctica. De esta forma liberarás tensiones y dejarás de lado esas ansias de perfección que te dominan.

5. Cambia tu postura

A veces para superar la timidez solo hace falta una pequeña modificación en nuestro cuerpo.

Existen lo que se conocen como “posturas de poder” que nos quitan la vergüenza y nos hacen sentir más confiados.

  • Eleva la cabeza, lleva los hombros hacia atrás y apoya las manos en el cinturón (o zona cercana). Esto te proporcionará una imagen autoritaria y segura hacia los demás (y, por supuesto, se reflejará en tu confianza).

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *