La mayoría de nosotros deberemos afrontar un cambio de domicilio en algún momento de nuestra vida. Para algunas personas supone un verdadero trauma y para otras una forma de empezar una vida nueva, dejando atrás las cosas que ya no necesitamos, en cualquier caso siempre debemos planear y organizar con cuidado la mudanza para que la transición sea lo más cómoda posible.

Preparación

Antes de empezar a trasladar nuestros objetos al nuevo destino, debemos prepararlo como es debido. Si necesitamos hacer alguna reparación, reforma u obra lo mejor es hacerlo antes de empezar a trasladar nuestros objetos personales.

Una vez finalizadas las pequeñas reparaciones lo ideal sería realizar una limpieza especial. A nadie le agrada llevar sus objetos personales a una casa sucia. De esta forma nuestra nueva vivienda nos estará esperando en óptimas condiciones.

Es fundamental organizar los tiempos y plazos de todo el proceso. La organización en una mudanza es fundamental.

La mudanza

La confianza es un aspecto clave a la hora de elegir una empresa de mudanzas, transportan todas nuestras pertenecías y ahorrarnos un poco de dinero en este punto puede salirnos muy caro.

Es importante contratar un seguro por si algo les pasase a nuestras pertenencias.

Es importante apuntar todo lo que vamos metiendo en las cajas en la parte exterior de cada una de ellas y organizar el contenido según lo que utilizamos con mayor frecuencia y por habitaciones.

Después de la mudanza debemos asegurarnos de que no falte nada ni existan desperfectos para una posible reclamación al seguro.

Dejar la vivienda antigua en buenas condiciones

Al abandonar la antigua vivienda, dependiendo de cada situación, es posible que también nos veamos obligados por contrato o por cortesía a realizar una limpieza especial para procurar dejar la casa en el mejor estado posible.

Recuerda que la organización es fundamental

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *