De acuerdo a la Asociación Mexicana de Gastroenterología, la colitis es uno de los padecimientos más comunes, ya que 15 % de los pacientes que acuden a consulta médica se quejan de los síntomas de este padecimiento y 5% no responden al tratamiento por el continuo estrés.

Además del estrés, los malos hábitos alimenticios, como consumir en exceso comida grasosa, chatarra, refrescos, picante, favorecen el desarrollo de esta enfermedad, por ello, especialistas recomiendan mejorar tus hábitos de vida.

 

Tipo de colitis

 

Factor afectivo. Algunos ejemplos son  la ansiedad y la depresión, ya que pueden intervenir en que los síntomas se agraven.

Factor fisiológico. Se refiere a las alteraciones del movimiento del intestino como respuesta al estrés o el consumo de alimentos, retención de líquidos o alteraciones hormonales.

Factor de comportamiento. Se refiere al manejo que damos a nuestra salud de forma individual, por ejemplo seguir un tratamiento farmacológico, un régimen alimenticio o seguir las indicaciones del médico.

 

¿Cuándo pensar en colitis?

 

El principal síntoma es dolor abdominal intermitente y cambios en las evacuaciones (diarrea con hasta 3 evacuaciones diarias), estreñimiento, inflamación abdominal y dolor.

1. Incluir colación matutina y vespertina

2. No posponer u omitir el desayuno

3. Moderar el consumo de alimentos irritantes (café y condimentos)

4. Evitar situaciones de estrés

5. Identificar los alimentos que en nuestra dieta causan molestias y evitarlos o moderar las cantidades.

6. Consumir alimentos de bajo o moderado aporte de grasas y evitar los de alto aporte

7. Disminuir el consumo de leguminosas, sandía y lechuga

8. Evitar el consumo de bebidas alcohólicas

9. Realizar actividad física moderada

10. Evita comer “por emociones”, ya sea por tristeza o ansiedad.

La colitis es una enfermedad que no tiene complicaciones graves, sin embargo para prevenirla se recomienda consumir alimentos bajos en grasas y carbohidratos, llevar una dieta alta en fibra, beber agua, hacer ejercicio y controlar el estrés.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *