Sigue estos prácticos y muy ahorrativos consejos para lograr que tu ropa tenga la suavidad que deseas después de cada lavada.

 

No hay cosa mejor que agarrar una frazada recién lavada o alguna sudadera y sentir la suavidad de la tela al frotarla, pero hay ocasiones en que la ropa no tiene la suavidad que buscamos después de lavarla y esto se debe a los restos de detergente y de minerales que hay en el agua.

 

Algunos suavizantes que compramos en los supermercados pueden ayudarnos a suavizar la ropa, sin embargo, el costo de estos productos suelen ser excesivos además que debido a sus contenidos químicos, estos suelen contaminar y ser dañinos para el medio ambiente.

 

Por suerte tenemos una forma más ahorrativa para lograr que la ropa tenga la suavidad que deseas, sólo sigue estos sencillos consejos:

1.- Mezcla 1 taza de vinagre blanco destilado en el ciclo de aclarado de la lavadora, el vinagre no es tóxico y disuelve el detergente alcalino, el cual puede dar a la ropa una sensación de rigidez.

 

2.- Agrega ½ taza de bicarbonato de sodio al agua de lavado junto con tu detergente habitual, el bicarbonato de sodio no sólo suaviza la ropa sino que también elimina los olores.

 

3.- Suaviza el agua dura que a su vez suaviza la ropa añadiendo ½ taza de bórax en polvo al agua de lavado, el bórax también ayudará a iluminar sus blancos y conseguir que su ropa quede más limpia.


4.- Utiliza la cantidad correcta de detergente, sigue las instrucciones en la botella de detergente y utiliza sólo esa cantidad, agregar demasiado detergente para el lavado puede reducir la suavidad en la ropa.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *