En la mayoría de los casos, hacer una limpieza a fondo de la cocina de modo mensual o bimestral es suficiente, siempre y cuando se mantenga un buen nivel de limpieza general con repasadas diarias. La limpieza profunda de cocina no debería llevarte más de un par de horas.

 

 

Preparativos para una limpieza profunda de cocina

 

 

Asegurate de tener todos los elementos básicos: repasadores y trapos, esponjas, rollos de cocina y un buen par de guantes de goma para protegerte las manos. A continuación, te mostramos una lista con los productos que normalmente se necesitan para una limpieza profunda. Nunca olvides usar guantes y leer las instrucciones en la etiqueta de cada envase. Para mayor precaución, aplicá primero el producto sobre una superficie pequeña y poco visible a modo de prueba.

 

 

  • Un limpiador de superficies o un aerosol desinfectante
  • Un limpiador antibacterial para la heladera y las alacenas
  • Un limpiador de horno
  • Un limpiador de pisos
  • Un producto para quitar sarro
  • Un pulidor de metal o madera

 

 

Antes de empezar, lavá todo lo que tengas en la pileta de la cocina para despejar el espacio de trabajo ¡y manos a la obra!

 

 

Limpieza a fondo de la cocina: alacenas y superficies

 

 

Lo primero que tenés que limpiar son las alacenas y las superficies:

 

 

  • Vaciá cajones y alacenas antes de empezar la limpieza. Usá un aerosol desinfectante y un paño de microfibra para limpiar adentro.
  • Limpiá el exterior de superficies como alacenas, estantes y del extractor de aire. Seguramente necesites una escalera.
  • Para el frente de las alacenas, lo más efectivo suele ser pasar un trapo mojado con agua tibia y jabón. Si las puertas son de madera, lo mejor es usar un limpiador para madera.
  • Dale brillo a las manijas de alacenas. Si tienen mucha grasa, sacalas y dejalas en remojo antes de limpiarlas. Una vez que estén secas, podés aplicar un pulidor (de madera o de metal) para que brillen como nuevas.
  • Después de guardar todo en su lugar dale el toque final, rociá un poco de limpiador de superficies en la mesada y en los azulejos, y pasá un trapo.

 

 

Para limpiar electrodomésticos más chicos, como el microondas, lo más conveniente es sacar las partes desmontables y lavarlas por separado en la pileta de la cocina. Limpiá el microondas por dentro y por fuera para sacar todas las manchas de grasa. La pava y la tostadora las podés limpiar con un poco de limpiador de superficies y un paño húmedo. También podés usar un removedor de sarro para limpiar la pava por dentro.

 

 

Toques finales para una buena limpieza profunda de cocina

 

 

  1. Limpia bien el fregador. Debe quedar para lo último. Llenala con agua tibia. Agregá una medida de lavandina o removedor de sarro. No te olvides de leer las instrucciones de los productos que vas a usar. Dejá que haga efecto durante unos minutos, vaciá la pileta y limpiala. No uses ningún tipo de esponja abrasiva que pueda rayar la pileta y encargate de dejarla brillante.
  2. Para terminar, pasá la aspiradora o barré el piso para sacar la tierra. Llená un balde con un limpiador para pisos como alguno de la línea de Cif, diluilo en agua y pasá el trapo. Cuando se seque el piso, ¡terminaste! Tu cocina ahora está reluciente.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *