El color puede afectar nuestro estado emocional, y si bien no hay reglas establecidas para el tono que debes tener en tu habitación, el color que elijas debe coincidir con el tono que desea establecer. ¿Es la cocina tu espacio para relajarte? Usa tonos suaves y pasteles. ¿Necesita vida tu zona de entretenimiento? Usa rayas de color rojo brillante.

Puerta de entrada

  • Celebración: Introduce estallidos inesperados de color aquí y allá, en forma de lunares anaranjados, para poner a tus sus invitados en ánimos de festejo desde que entran.
  • Tranquilidad: Usa grises neutros y blancos. En un vestíbulo que conduce a los espacios de color saturado, el contraste atraerá a los visitantes a la próxima habitación.

Dormitorio

  • Relajación: Un dormitorio rosa claro es a la vez relajante y romántico.
  • Drama: Pinta el dormitorio en gris oscuro y azul marino.

Sala

 

  • Paz: Usa un azul marino relajante y sofisticado.

Resultado de imagen para sala pared azul marino

Cocina

  • Añade un poco de chispa: Un rojo vibrante baña de energía a una cocina que es normalmente un centro de actividad.
  • Tranquilidad: Usa tonos claros de azul o verde menta.

Comedor

  • Alegría: Use un amarillo intenso.
  • Elegancia: Use tonos ciruelas y rosa.

Baño

  • Calma: Usa un gris sutil, que proporcione un ambiente similar a un spa relajante.
  • Comodidad: Explora los cuartos de baño en tonos ricos y cálidos como naranja quemado o púrpura.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *