Hoy en día aplicar crema sobre nuestro cuerpo es tan parte de la rutina que ni siquiera nos damos cuenta de cómo lo hacemos. Lo que sí notamos es la sensación de deliciosa humectación que sentimos inmediatamente después de aplicarla, ¿cierto?
Sin embargo, es una sensación que desaparece a los pocos minutos y que se nos olvida rápidamente después de vestirnos. Pero es una sensación deliciosa, fresca, agradable, es uno de los pocos momentos de la mañana en que nos sentimos llenas de energía.

 

1. Toma de dos a tres litros de agua al día.

Gran parte de nuestra piel está compuesta por agua, por lo que su consumo regular ayuda a mejorar su apariencia. Además, el agua ayuda a reponer los líquidos que perdemos en procesos tan simples como respirar y sudar.

2. Integra a tu dieta alimentos ricos en ácidos grasos

¿Nos crees si te decimos que un rico smoothie de pera, que incluya nuez y linaza, te ayuda a tener una piel más hidratada y hermosa? Suena demasiado bueno para ser verdad, pero ¡lo es! Los ácidos grasos ayudan a las células de la piel a mantener su hidratación. También están presentes en el salmón y el aceite de olivo.

3. Evita la exposición prolongada al sol.

Sobre todo en épocas de calor como el verano, ya que perdemos sales y líquidos a través de la transpiración. Recuerda aplicar un bloqueador solar para protegerte de los rayos UV y UVB.

 

5. Utiliza una crema

Y sí, TIENES que utilizar crema. De preferencia que contenga humectantes que ayuden a fijar la humedad en tu piel. Una buena opción es la línea Hydra Revital de Pond?s, que ayuda a mantener la humectación en esa zona penetrando a profundidad en las capas de la piel.



6. Consiéntete con un masaje facial.

Además de relajarte, activará la circulación y la oxigenación de esta zona. ¡Delicioso!

Recuerda que nuestra piel es un órgano que nos protege de los agentes externos y requiere de este vital líquido para cumplir con sus funciones. Así que hidrata tu piel por dentro y por fuera para lucir un cutis sano.

 

 

Otros tips para ayudar a nuestra piel:

1. La hora correcta

Uno de los mejores tips que me han dado los expertos para mantener la hidratación por más tiempo es aplicar la crema inmediatamente después de bañarnos, cuando la piel aún está húmeda. Así la absorción será mucho mayor y la humectación dura más tiempo porque nuestros poros siguen abiertos.

2. Aplicación ascendente

Parecería que esto no tiene importancia, pero conforme lo vayan haciendo irán notando los resultados. Debemos aplicar la crema empezando por los pies y hacia arriba de nuestro cuerpo con movimientos ascendentes, llevando el producto de abajo hacia arriba. Aprovechen para masajear bien sus piernas y muslos, su abdomen, sus brazos… Es un momento para nosotras mismas, para conectar con nuestro cuerpo, hagámoslo con movimientos en contra de la gravedad, para ayudarle todos los días al cuerpo a mantener la piel en su lugar.

3. Cuidados intensivos

Si nuestra piel está muy reseca o no ha recibido la hidratación adecuada durante años es difícil que prolonguemos la sensación de humectación por mucho tiempo, será como echarle agua a un pedazo de tierra seca. Para estos casos debemos usar una crema que poco a poco nos ayude a recuperar la humectación de nuestra piel.

4. Fórmulas especiales

Para las que tienen la piel súper seca y que necesitan un cuidado extra, deben buscar fórmulas que hidraten de manera intensiva para que la sensación de humectación se quede con nosotras por más tiempo.

5. Aromas que ayudan

Una parte súper importante a la hora de elegir una crema es su aroma. Si nos tomamos esos 3 minutos para nosotras mismas mientras recorremos nuestro cuerpo con la crema, necesitamos que ésta venga acompañada de un aroma fresco y agradable. Así, cada vez que acerquemos nuestro brazo a la nariz recordaremos esa sensación de recién bañadas, ese momento en que el día apenas empieza y estamos llenas de energía.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *