Cuando entras a una tienda y compras esa chamarra de cuero que tanto soñaste ¿Qué pasa después? Al pasar de los meses se desgasta y vas viendo grietas que al pasar de los años se vuelven pedazos de piel. Para evitarlo te recomendamos lo siguiente:

 

 

 

 

 

–          Evita la humedad: mojar la piel provoca que se expanda y luego se encoja, generando agrietamiento y desgaste

 

 

–          Límpiala constantemente: puedes adquirir productos de limpieza para monturas de caballo y/o llevarla a una tintorería donde te la dejen brillante

 

 

–          No la dejes en el Sol: Dejarla en el rayo directo del sol constantemente decolora el cuero haciéndola de otra tonalidad

 

 

–          Cuélgala y no la arrugues: mantenla desdoblada, cuando la cuelgues usa ganchos y si vas a eventos ponla en el respaldo de una silla o sillón

 

 

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *