Realizar constantemente ejercicios para desarrollar nuestra creatividad ayudará a mantener a nuestro cerebro más activo y en óptimo funcionamiento.

A todos nos ha pasado alguna vez que tenemos un bloqueo absoluto de creatividad, donde nos cuesta pensar, idealizar y hasta expresarnos.

El proceso creativo se forma en nuestro cerebro y puede ser manejado a nuestra conveniencia.

Últimamente se ha descubierto que la creatividad puede desarrollarse e incrementarse con ejercicios y técnicas que permiten al cerebro entrenarlo para generar ideas, como si fuera ejercicio físico.

La mayoría de estos ejercicios se basan en imaginarte en diferentes situaciones que obliguen a tu cerebro a crear ideas novedosas e innovadoras para ayudarte a salir de las mismas, bien sea en la vida real o no.

1. S.C.A.M.P.E.R

Esta técnica es una de las más conocidas y más fáciles de aplicar.

El S.C.A.M.P.E.R se basa en plantearte 7 preguntas, correspondientes a las 7 letras que contiene, sobre la idea, proceso o problema en el que tienes que emplear la creatividad.

Se basa en crear nuevos conceptos a partir del mismo.

  • Sustituir: ¿Qué puedes sustituir? ¿Con qué? ¿Por cuál otro?
  • Combinar: ¿Puedo combinar este objeto con otro? ¿Qué pasa si los uno? ¿Cuáles son los beneficios que me trae el fusionarlos? ¿Qué nuevo uso puedo darle?
  • Adaptar: ¿Qué puedo usar para sustituir esto? ¿Esto puede cumplir la misma función de otra manera? ¿Sirve para complementarlo?
  • Modificar: ¿Cómo lo puedo cambiar para que sea mejor? ¿Puede ser mejor?¿Podría ser más funcional? ¿Acepta modificaciones?
  • Ponerlo en otros casos: ¿Esto serviría en este contexto? ¿Puedo usarlo para alguna otra cosa?
  • Eliminar: ¿Es realmente necesario? ¿Perderá el sentido si lo modifico? ¿Puede ser más reducido?
  • Reordenar: ¿Puedo cambiarlo sin que pierda el sentido? ¿Puedo agregar algo más?

2. Lluvia de ideas o “brainstorming”

Todos conocemos esta sencilla pero funcional técnica para explotar la creatividad al máximo.

El “brainstorming” (lluvia de ideas) se basa en ir arrojando ideas al azar sobre el tema, es decir, lo primero que se te venga a la mente, sin juzgar si la idea es mala o buena.

Esta técnica ayuda a nuestro cerebro a estimularse y crear un pensamientomucho más diversificado, por lo cual es muy recomendable para situaciones grupales o donde sea necesario llegar a una sola idea.

 

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *