Estos detalles por separado podrían pasar inadvertidos, pero bien utilizados pueden marcar una gran diferencia en tu look ejecutivo.

 

Pon atención a los accesorios que no deben faltar en tu closet para conseguir una imagen que denote poder y estilo.

 

1. El perfume:

Es tu sello invisible pero definirá la manera en la que te perciban. El tono aromático que elijas debe ir de la mano con la temporada del año en la que te encuentres además de ser afín a tu personalidad, la cantidad de perfume que utilices dependerá del grado de fijación de tu PH pero no se vale exagerar vaciándote media botella, todos lo notarán.

 

2. El Cabello:

¡Jamás! Pero en serio jamás llegues a la oficina con el cabello mojado, esto es un símbolo evidente de descuido. Tampoco dejes que parezca que tu cabello y el cepillo no se conocen, no se trata de pasar a peinarse al salón, simplemente de  encontrar un peinado sencillo que te lucir bien.

 

3. Tu bolso:

Debes contrastar la forma de tu silueta con la de tu bolso, si eres delgada usar un bolso redondo, si tienes una complexión más llenita utiliza uno más estilizado. Si eres alta, un bolso grande no se te verá mal pero si eres chaparrita parecerá que le robaste el costal a Santa.

 

4. Tu billetera:

En definitivo negra, de piel, y nunca ocupes una de tela para el trabajo, es demasiado casual para el mood laboral y recuerda queentre más delgada mejor (no la llenes de tickets ni la conviertas en archivo muerto).

 

5. Las uñas:

Cortas o medianas, si utilizas las uñas largas denotarás vulgaridad, recuerda traerlas siempre limpias y si vas a pintarlas procura que sea en tonos neutros.

 

6. Maquillaje:

Cara lavada ¡nunca!. Si bien lo mejor en estos casos es un acabado natural siempre se nota cuando no te diste el tiempo. Lo más recomendable es aplicar una base ligera, un rubor en tonos terrosos, delineado sutil y máscara de pestañas, así como la presencia de labial.

 

7. El reloj

La carátula de éste debe ir en proporción a tu estatura  y complexión, utiliza uno metálico o de piel pero no uno de plástico para la oficina, eso déjalo para tus momentos más sport.

 

8. Los zapatos

¡Úsalos limpios! No arruines el outfit perfecto por traerlos sucios o sin tapas. Prefiere unos de corte clásico y color neutro.

 

9. Los aretes:

Dicen que una mujer sin aretes es una mujer descalza, si no estás acostumbrada utiliza unos diminutos y poco a poco ve experimentando pero ¡ojo! Eso no significa que debas exagerar con ese accesorio y mucho menos para ir a trabajar.

 

Conjunta estos consejos y verás que tu outfit de ordinario se convertirá en uno extraordinario.

 

Recuerda que en #7clean #ConsentimosPrendas para que siempre luzcas genial en el trabajo.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *