Las plantas de interiores pueden proveer a tu casa de un aire más puro y de una apariencia más alegre, sin embargo, requieren de mantenimiento.

Lamentablemente, las hojas de tus plantas de interiores acumularán una capa de polvo y mugre con el paso del tiempo. Si no las limpias, el polvo de las hojas atraerá insectos, moho y bacterias que se alimentan de la materia orgánica que contiene el polvo. o

Lo primero que hay que hacer es quitar las hojas muertas para facilitarles la vida a tus plantas. Una vez por semana es suficiente, aunque te aconsejamos que le eches un vistazo todos los días, especialmente si son plantas de interior ya que estas plantas suelen ser más delicadas y (por cuestión de espacio) están en macetas pequeñas. Por eso es que enseguida caen las hojas y no se ven hasta que la planta se ahoga porque le obstruyen la tierra, que es por donde bebe.

Cómo limpiar las hojas de las plantas:

Enjuaga las hojas de las plantas de interiores con regularidad. El mejor paso preventivo que puedes aplicar para evitar las hojas sucias es enjuagarlas con agua tibia con regularidad. Evita aplicar agua fría, porque puede causar manchas en las hojas y conmocionar las raíces. Recuerda que casi todas las plantas de interior provienen de los trópicos, por lo que están acostumbradas a la lluvia cálida.

  • Para enjuagar una planta de interior pequeña: colócala dentro del fregadero de la cocina. Rocíala con el grifo directamente, o bien con un pulverizador lleno de agua.
  • Puedes enjuagar las plantas de interiores grandes poniéndolas en la ducha. Las duchas que tienen una extensión con brazo flexible funcionan muy bien para esta tarea. Deja que la planta se escurra y se seque antes de volver a ponerla en su lugar.

Para una limpieza estándar, lo único que necesitas es un poco de agua. Según el tipo de hoja que tenga tu planta, deberás limpiar las hojas de las plantas de una manera o de otra:

  • Plantas de hoja grande: Límpialas una a una usando una bayeta de microfibra mojada en agua o algún otro producto de limpieza alternativo.
  • Plantas de hoja pequeña: Cuando la hoja es muy pequeñita no es necesario limpiarlas una a una. El mejor sistema es pulverizar un poco de agua por encima con un vaporizador, y sacudirlas suavemente.
  • Plantas de hojas aterciopeladas: Usa un cepillo de cerda o pelo suave para frotarlas con delicadeza, ya que el trapo normal, como tienen relieve, no las limpia bien. Igualmente, puedes mojarlo en producto o no, porque para quitar el polvo con el cepillo ya es suficiente.
  • Plantas con flores: ¡No se tocan! Las flores son muy delicadas y no hay que hacer nada más que quitarlas cuando están secas, para que no caigan en la tierra y ahoguen a la planta entera.
  • Plantas con espinas tipo cactus: En estos casos lo mejor es pasar un pincel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *