La suciedad no necesariamente es la causantes de que tus calcetines estén duros después de haberlos lavado, muchas veces el resultado final depende de la forma en que los lavas.

A todos nos gusta usar calcetines suaves y con una agradable aroma después de cada lavada, pero hay ocasiones en las que nuestros calcetines están duros o rasposos y parecen lijas en lugar de calcetines.

 

Sin importar que tan sucios estén tus calcetines, estos tienen que salir suaves y relucientes después de lavarlos en la lavadora. Los calcetines duros por lo regular presentan esta condición debido a que la mugre no se ha eliminado por completo durante el lavado.

 

Para evitar que esto le suceda a tus calcetines sigue estos sencillos pasos:

 

1.- Primero tienes que asegurarte que cuando coloques tus calcetines en la lavadora estén completamente desdoblados, ya que si quedan plegados y enrollados es muy difícil que puedan quedar limpios durante el lavado y terminarán con una textura dura.

 

2.- Si colocas otras prendas con la ropa interior o bien cargas de más la lavadora, no habrá suficiente espacio para que la ropa se pueda agitar y limpiar adecuadamente.

 

3.- Ajusta la lavadora en ciclo normal, usando de preferencia agua tibia.

 

4.- Después de añadir jabón a la lavadora, puedes añadir un poco de bicarbonato, esto ayudará a eliminar la suciedad causante del endurecimiento de los calcetines.

 

5.- Añadir suavizante de telas en cada lavada es una excelente forma de garantizar que tus calcetines no se endurezcan.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *