¿Te ha pasado que tienes prisa y no puedes preparar ni un sándwich porque todo en tu despensa está en completo desorden?

 

 

Te damos algunos consejos para que reordenar tu alacena y que se mantenga organizada durante mucho más tiempo.

 

 

 

1. Vacía y haz categorías:

Saca todo lo que tengas y colócalo sobre la mesa para que puedas dividirlo en 4 clases de productos.

 

Productos que utilizas diario

Productos que utilizas 1 o 2 veces por semana

Productos que no has abierto en meses y que puedes donar

Productos que ya caducaron (deshazte enseguida de ellos)

 

 

2. Limpia tu estante a profundidad

Llegó el momento de limpiar con  un buen trapo y desinfectante, talla hasta el último rincón de tu alacena.

 

Ya que tengas todo limpio, es buen momento para reorganizar aquellos productos cuyo empaque esté en mal estado. Poner todo en recipientes y tarros transparentes es una buena forma de que tu alacena se vea uniforme y siempre sabrás cuando algo esté por terminarse.

 

 

3. Regresa todos los productos a su estante

Pero esta vez hazlo en orden, organízalo por zonas para asegurarte que no tendrás que volver a hacerlo en meses.  Pon en una orilla los productos para hornear asegurándote de que cada empaque esté bien cerrado, si no lo está colócale un clip para que no se dañe el contenido.

 

En otra sección coloca lo que utilizas para el desayuno (harina para hot cakes, cereal, leche, miel, etc.). Si tienes hijos, asigna  una zona para snacks que ellos puedan alcanzar así encontrarán sus botanas sin revolver tu despensa.

 

 

Guarda los productos pesados o peligrosos en los estantes más altos. Y los productos que utilizas diario déjalos al nivel de tus ojos para encontrarlos sea más fácil.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *