Con el paso del tiempo, el tránsito, el roce y la suciedad normal del ambiente, se va haciendo necesario hallar maneras eficientes de limpiar las juntas de los azulejos, que van acogiendo todos esos depósitos y que quedan expuestas a la formación de moho y hongos, tomando un aspecto bastante desagradable.

Los limpiadores comerciales prometen dejar tanto las juntas como también los cerámicos impecables, pero la experiencia nos ha demostrado que no es del todo cierto. ¡Basta de eso!. Con este truco simple podrás limpiar la suciedad en las juntas del piso o muros de cerámicos muy fácil, y casi sin esfuerzo.

Si hace mucho que no limpias estas superficies, o si hubo mucha tierra en el ambiente, prueba limpiando primero con la jerga de piso y solo agua, enjuagando el elemento regularmente y renovando el líquido. Esto eliminará la suciedad suelta y preparará la zona.

Luego, debes quitar la suciedad adherida, si fuera necesario. Para ello, mezcla una parte de vinagre blanco en dos partes de agua (la del grifo está bien) y “trapea”, para desengrasar, eliminar moho y hongos, y quitar lo sucio de hace más tiempo.  Ahora, toma unos 30 minutos de descanso para relajarte, y para dejar que el vinagre actúe por su cuenta.

Después limpia las juntas del piso y muros con una solución muy eficiente y que no exige esfuerzo. No es magia, sino ciencia. Y para ello confiamos, como siempre, en dos ingredientes seguros.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *