Nunca escatimes el poder de una corbata

Tal vez no tengas idea de la diferencia que hay entre una oxford y una de algodón pero algo es cierto: lo barato después sale caro. Ponle atención a la calidad, una muy barata puede llegar a irritarte o desgastarse mucho más rápido.

Resultado de imagen para corbatas

No todas las camisas son iguales

Aunque tu ojo te diga lo contrario, hay más diferencias de las que te imaginas. ¿La característica básica? El tipo de tejido y el patrón. Aunque sean de algodón, hay diferentes patrones que harán que sea más suave, más rígida o más formal, todo depende de qué tan cómoda te sientas en ella.

Encuentra la talla correcta

Pon atención a esos dos números mágicos: la talla de tu cuello y la de la manga.  Para obtener el número del cuello, mídelo alrededor y agrega un poco más de medio centímetro.

Siempre debe entrar de uno a dos dedos (no más) entre tu cuello y la camisa. De lo contrario, estás comprando la talla incorrecta.

Sin importar qué talla seas NUNCA dejes que la camisa se vea huanga a la altura de la cintura.

El cuello sí importa

No solo refleja la actitud de la camisa, sino también existen estilos que van mejor con ciertos tipos de cuerpo y con la corbata que usarás.

Un cuello puntiagudo o semi-italiano alarga la cara, opta también por el clásico italiano o el americano. Ambos son la opción más neutral y favorecen a cualquier tipo de cara. De cualquier forma, siempre asegúrate que el cuello sea proporcional a tu cara.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *