Sin importar que tu lavadora sea de carga frontal o superior, este método de limpieza te asegurará que tu lavadora quede como nueva.

 

 

No solo se trata de meter la ropa a la lavadora, añadir jabón, detergente o suavizante, esperar a que termine el ciclo de lavado y listo. También tu lavadora, como cualquier otro electrodoméstico, necesita un mantenimiento y limpieza constante para que pueda funcionar de mejor forma.

 

Hacer la limpieza de tu lavadora es muy fácil, en realidad no invertirás mucho tiempo ni dinero, solo basta con que pongas en práctica estos sencillos consejos.

 

Si tu lavadora es de carga frontal deberás:

 

Limpiar una lavadora de carga frontal

 

Sin importar que tu lavadora sea de carga frontal o superior, este método de limpieza te asegurará que tu lavadora quede como nueva.

1.-  Primero llena la lavadora con agua caliente: Algunos modelos de este tipo de lavadoras suelen tener ciclos de autolimpieza, si es el caso con la tuya, llénala con agua caliente en este ciclo. De no tener este ciclo de autolimpieza, solo llénala con agua caliente.

 

2.- Agrega 1 litro de lejía para quitar las manchas: Si tu lavadora está sucia por dentro, la lejía lo limpiará. Añade un poco por el dispensador para que se mezcle con el agua caliente, después la máquina hará el resto.

 

3.- Limpia el sello de goma de la puerta: Debido a que está en el exterior, esta parte de la lavadora está propensa al crecimiento de moho debido a que el agua se queda estancada entre el sello y la máquina. Limpia debajo y alrededor del sello con un limpiador y una esponja.

 

4.- Limpia los dispensadores: Es muy importante que verifiques que los dispensadores del detergente en polvo o líquido no tenga cabellos, papel o demás residuos. Extrae los restos del detergente, suciedad y todo lo que pueda atorar el dispensador con un limpiador multiusos o una solución de vinagre y de agua y una esponja.

 

 

Si tu lavadora es de carga frontal deberás:

 

Limpiar una lavadora de carga superior

 

Sin importar que tu lavadora sea de carga frontal o superior, este método de limpieza te asegurará que tu lavadora quede como nueva.

1.- Llena la lavadora con agua caliente: La forma más sencilla para hacerlo es encendiendo el ciclo de agua caliente e interrumpirlo una vez que se haya llenado. Otra forma es calentar agua previamente y después vertirla en la lavadora.

 

2.- Añade 1 litro de lejía con cloro: Enciende el ciclo de lavado solo un par de segundos para que el agua se mezcle con la lejía, después apágalo y deja reposar la mezcla de cloro 1 hra. Te darás cuenta que comenzará a soltar la suciedad, el moho y las demás sustancias dentro de la lavadora.

 

-También si lo prefieres puedes utilizar limpiador especial para lavadoras en vez de lejía.

-Otra alternativa completamente natural es añadir 1 litro de vinagre blanco en vez de lejía o de limpiador.

 

3.- Termina el ciclo de lavado: Después de 1 hra que haya reposado la mezcla, deja que la lavadora complete su ciclo de lavado. Verás que la lavadora estará completamente desinfectada.

 

-Si la lavadora huele a lejía después del término del ciclo, llénala con agua caliente y vierte 1 litro de vinagre. Déjalo actuar por 1 hra y finalmente completa el ciclo de lavado nuevamente.


4.- Limpia los dispensadores: Con ayuda de un estropajo, limpia con una solución de agua y vinagre los lugares donde viertes el detergente en polvo o en líquido. Recuerda que en este lugar suele acumularse cabello, suciedad y demás restos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *