Para muchas mujeres, vestirse por las mañanas significa mirar dentro del armario y protestar diciendo “¡no tengo nada que ponerme!” No tiene que ser así. Todo lo que se necesita es mezclar y combinar prendas básicas neutras con blusas y accesorios de moda para crear una amplia gama de estilos individuales. Lucirás a la moda en cualquier ocasión sin lidiar con el estrés.

Pantalón de mezclilla

Úsalo con playeras y zapatos bajos o tenis para una apariencia casual o vístelos más con camisas claras, blusas brillantes y sandalias de tacón. Le sacarás mucho jugo a un pantalón de lavado oscuro, y vale la pena hacer el esfuerzo de encontrar uno que te ajuste bien. Hay muchos estilos para elegir – pantalón ajustado entubado, de corte para botas, de tiro corto. Hasta los acampanados están volviendo a la circulación. Los pantalones de mezclilla con un toque de elasticidad mantienen su forma y no se aflojarán debajo de las rodillas y del trasero.

 

Saco negro

Puedes basar todo tu guardarropa alrededor de esta prenda básica de estilo. Úsalo sobre vestidos o combínalo con faldas, pantalones de mezclilla y otros pantalones. No hay límites, pero la clave es que te quede bien. Encuentra uno de forma y estilo clásico que se vea bien con tu tipo de cuerpo. Evita las hombreras pasadas de moda o los blusones elaborados. Busca que sean de un largo que llegue a la cadera para una silueta más alargada o acentúa tu vientre con un modelo que llegue hasta la cintura. Encuentra una tela elegante como terciopelo y agrega un prendedor o medallón anticuado a la solapa para un toque de juguetón.

 

Playera blanca

Esta prenda esencial del guardarropa puede combinarse prácticamente con cualquier cosa. Mantén una apariencia sencilla combinándola con pantalones de mezclilla o tórnala más interesante usándola con pantalones negros, un collar vistoso o una mascada y zapatos de tacón. Elige telas de algodón elástico que se ciñan al cuerpo y presta atención al escote. Los cuellos redondos y en V alargan el rostro y dependiendo de qué tan bajos los uses pueden agregar un poco de atrevimiento a tu apariencia.

 

Pantalón negro

Los pantalones negros que te quedan bien y son de tela de calidad pueden incorporarse a cualquier tipo de guardarropa. Combínalos con una camisa sastre y un saco para el trabajo. Para la noche, cambia la camisa por una blusa brillante y zapatos de tacón alto. Aléjate de los pliegues que se abultan alrededor del vientre; los pantalones lisos del frente funcionan mejor para aparentar una silueta más delgada. La lana ligera se puede usar en cualquier temporada del año.

 

 

Playeras sin mangas

Las playeras sin mangas blancas y negras son prendas básicas excelentes para cualquier guardarropa. Úsalas debajo de una camisa de rayas o de un suéter abierto de color neutro con pantalón o falda negra para una apariencia profesional durante el día. Para dar un giro instantáneo al atuendo elige las de colores osados. Combina una playera sin magas de color con un pantalón de mezclilla y un saco negro. Reserva las de algodón elástico para el gimnasio e invierte en blusas de punto de seda y jersey para lograr un look atractivo y sofisticado.

Falda negra

Un ajuste adecuado es esencial para una falda. Ya sea que elijas una corte “A” o una entubada, asegúrate de que sea correcta para tu tipo de cuerpo y que te llegue justo debajo de la rodilla. Una falda de lana ligera puede usarse en cualquier época del año en distintas formas. Úsala con una playera blanca, un suéter abierto y zapatos de tacón alto para lucir chic durante el día o con una blusa de lentejuelas y zapatos de tacón de aguja para la diversión nocturna.

 

Gabardina

Esta es una prenda exterior que combina con todo. Si la usas amarrada con cinturón o abierta con pantalones de mezclilla y otros pantalones, una gabardina da un aspecto pulido y elegante. Si la usas sobre vestidos y faldas, elige un largo que se rebase un poco los dobladillos. Invierte en una que te quede muy bien, particularmente de los hombros. Si te queda demasiado floja, se verá abultada, y una gabardina demasiado ajustada simplemente restringe los movimientos. No dudes en dejar de lado el color caqui esperado y probar una en azul marino o rojo profundo para dar vida instantáneamente a las prendas de colores neutros.

 

Vestido negro

Este clásico que jamás pasa de moda es un jugador importante del equipo en el armario de toda mujer. Debe acentuar tus virtudes, disimular tus defectos y hacerte sentir como que vales un millón de dólares. Invierte sabiamente en buenas tallas, formas y telas. Hay miles de estilos para elegir desde; vestidos de corte cruzado, vestidos muy ceñidos, sin mangas, con magas de tres cuartos, de cuello redondo, de cuello en V… la lista es eterna. Con los accesorios adecuados, este pilar versátil de tu guardarropa puede pasar de atuendo de día a atuendo de noche en un abrir y cerrar de ojos.

 

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *