¿De pronto ves tu almohada un tanto amarillenta cuando inicialmente era blanca? Es común que debido al sudor y saliva durante la noche, las almohadas pueden empezar a tener un color amarillento, sin embargo, el lavado es una gran solución para retirar ese color y que vuelvan a ser blancas.

Es importante lavar las almohadas regularmente, ya que incluso evitas la proliferación de bacterias y ácaros. Prepara tu propio blanqueador casero para lavar tus almohadas y verás la diferencia.

Paso 1 – Asegúrate que tu almohada pueda meterse a la lavadora (leer la etiqueta)

Paso 2 – Prepara el blanqueador casero con 3 litros de agua, ½ taza de jugo de limón y 1 taza de agua oxigenada (mezcla todos los ingredientes)

Paso 3 – Elige un ciclo de lavado con agua caliente y considera que serán 2 enjuagues

Paso 4 – Mete la almohada a la lavadora retirando la funda de tela o protector que utilice, incluso puedes meter dos almohadas. Vierte 1 taza de detergente para ropa y 1 taza de detergente para trastes (biodegradable), ½ taza de bicarbonato de sodio.

Paso 5 – Inicia el ciclo de lavado con agua caliente como mencionamos. Al terminar el ciclo requerirás un segundo enjuague para retirar todos los productos de limpieza.

Al sacar tus almohadas de la lavadora te recomendamos secarlas al sol en una superficie plana y voltear la almohada para que le de el sol por ambos lados.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *