Contribuyes a ayudar al planeta desde tu casa

 

Cuidar la energía no es un asunto que no nos deba preocupar, además de representar un ahorro económico y una formidable compensación, pequeñísima, al planeta que tanto nos da.  

 

Hoy vamos a ver como también es posible economizar energía a la hora de cocinar y de usar los electrodomésticos de nuestra cocina.

 

1. Utiliza el horno al máximo

Al abrir la puerta del horno se pierde un 20% del calor acumulado en el interior, así que tendremos que intentar no abrirlo de forma innecesaria.

Para los horneados de más de una hora, no es necesario precalentar el horno.

 

2. Cuando la receta te lo permita, úsalo

El microondas gasta un 70% menos de energía que un horno convencional.

 

3. El refrigerador es el electrodoméstico que más consume energía

Descongela los alimentos dentro del refrigerador, de esta manera se aprovecha el frío que emiten, además de ser mucho más saludable.

Es recomendable alejarlo de las fuentes de calor y permitir que circule el aire por la parte trasera, ya que el consumo puede aumentar hasta un 15%.

La temperatura ideal para el refrigerador es de 6ºC y alrededor de -18ºC para el congelador. Ajusta el termostato a esas cantidades y conseguirás un reducir el consumo.

 

4. Lavar los trastes a mano, puede resultar un 60% más caro que hacerlo en un lavavajillas.

Pero si no te queda otra que hacerlo a mano, ten el grifo cerrado mientras friegas los platos y acláralos todos juntos lo más rápido posible.

 

5. Y si usas un lavaplatos…

Ponlo en marcha únicamente cuando esté completamente lleno, buscando que la vajilla esté bien ordenada y optimizando el espacio.


De cualquier forma en que puedas ayudar al planeta, estarás muy cerca de contagiar a los demás de buenos hábitos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *