1. “Ya no tengo miedo a lo desconocido”
Viajar hace que  perderás el miedo a la incertidumbre, es más, aprenderás a convivir con ella ya que pasará a formar parte de tu día a día y con el tiempo la echarás de menos porque será lo que te llenará de vida.

El riesgo más peligroso de todos es el riesgo a dejar pasar tu vida sin hacer lo que quieres, pensando que tendrás tiempo de hacerlo más adelante - UnCambiodeAires.com
Aligator en Las Pampas del Yacuma, Bolivia

2. “Lo que tenía antes era solo rutina, hoy tengo recuerdos de mis viajes” 
Nos pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando, de casa al trabajo y del trabajo a casa, viviendo siempre la misma película y a veces esa película puede ser tremendamente aburrida.

 Si realmente te apetece romper con la rutina, no lo dudes, viajar por el mundo es una de las experiencias más completas que existen para conseguirlo.
Si crees que la aventura es peligrosa prueba la rutina, es mortal - UnCambiodeAires.com
Vistas durante el Trekking Annapurna Base Camp, Nepal
3. “Cuando hice esa maleta, comencé a sentirme un poco más libre” 
Cuando puedes decidir en cada momento cómo, cuando y dónde quieres estar, cuando pierdes la noción del tiempo, cuando te desatas de las normas sociales impuestas, es entonces cuando tienes la sensación de que tomas las riendas de tu vida. Cuando sientes la libertad real, te produce tal placer y satisfacción que todo lo demás sobra.
Your heart is free, have the courage to follow it - UnCambiodeAires.com
Arrecife de Hardy, Gran Barrera de Coral, Australia

4. ” Extrañamente ahora que viví con menos cosas, me siento más lleno” 
Si tuviésemos que cargar cada día a cuestas todas las cosas que poseemos aprenderíamos a vivir con mucho menos. Eso es algo que aprendes cuando viajas, lo que cabe en tu mochila es todo y cuanto tienes. Antes de meter algo piensas minuciosamente si realmente lo necesitas, porque gramo que metes, gramo que pesa.

Las mejores cosas de la vida no son cosas - UnCambiodeAires.com
Atardecer en Siquijor, Filipinas

5. “Ahora sé que hay un mundo pasando mis narices” 

¿Por qué viajamos? una de las tendencias del ser humano es la exploración, nacemos con ese impulso que nos lleva a explorar, a descubrir cosas nuevas con nuestros sentidos, a conocer lo desconocido.

Cuando abres tu mente, eres capaz de entender y respetar otros puntos de vista, comprender otras formas de hacer y de entender la vida. Tienes la capacidad de ver que hay un abanico más amplio de posibilidades, porque no juzgas lo ajeno en base a lo conocido. Viajar te hace ser más empático y te enriquece en todos los sentidos.

El mundo es demasiado redondo para nuestras ideas cuadradas - UnCambiodeAires.com

6. “Pensé que sabía mucho, ahora que vi mucho sé que no he aprendido nada aún”

Te vuelves inconformista, porque tienes más argumentos, más conocimiento para justificar que eso no tiene por qué ser así. Cuestionarse lo establecido, es bueno, es el primer paso para crecer, para enriquecerte y en definitiva para no estancarte en el pasado y evolucionar al mismo ritmo que evoluciona el mundo.

Desaprender lo sabido es ahora mucho más importante que aprender cosas - UnCambiodeAires.com
Bagan, Myanmar

7. “Puedo escuchar crujir mis huesos de nuevo. Al parecer estoy creciendo de nuevo, pero ahora del alma”

Viajando te das cuenta de que todos somos personas independientemente del lugar del mundo donde hayamos nacido, tener ese contacto real y no sólo una idea abstracta hace que aumente tu consciencia sobretodo de las desigualdades que hay en el mundo, te vuelves más altruista, más tolerante, más respetuoso y aprendes a relativizar mucho.

Volver a casa es la parte más difícil del viaje, has crecido fuera del rompecabezas y tu pieza ya no encaja - UnCambiodeAires.com
Merzouga, Marruecos

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *