Compras + planeación = Ahorro garantizado

 

Cuando vamos al supermercado perdemos mucho tiempo y dinero comprando cosas que a mediano tiempo no vas a consumir. Te damos 7 buenos tips para que eso ya no te pase:

 

1. Planifica tus comidas y tus compras con anticipación.

Compras + planeación = Ahorro garantizado

Planea cuáles serán tus comidas de los próximos días, para saber qué alimentos necesitarás tener en la refrigerador y en la alacena, revisá cuánto espacio tienes. Armá una lista de compras antes de salir de casa.

 

 

2. Elimina lo que no vas a comer

Compras + planeación = Ahorro garantizado

Cuando ya tengas la lista armada, mirala bien y compra con criterio. ¿Vas a necesitar todo eso? ¿Vas a llegar a consumir todos esos productos frescos antes de la fecha de caducidad? Elimina todos los productos superfluos que puedas. Concéntrate en esos que son más caros y no son fundamentales.

 

 

3. Elige un día tranquilo para ir al súper

Compras + planeación = Ahorro garantizado

Organizarse de esta forma te ayuda a comparar con tranquilidad precios. Averiguá qué días tienes descuentos en cada supermercado con las tarjetas de los bancos y las tarjetas de descuentos.

 

 

4. Haz una lista de compras

Compras + planeación = Ahorro garantizado

En el supermercado, lo más importante: no te desvíes de la lista. Es difícil ir y no ver productos que se ven muy ricos o “útiles”, pero sin duda lo mejor es comprar lo que habías previsto y luego, ya en casa, investigar sobre esas tentaciones para evaluar si vale la pena comprarlas.

 

 

5. Sé flexible

Compras + planeación = Ahorro garantizado

No te “cases” con una marca, no es necesario que seas leal a un determinado producto. Si realmente querés ahorrar dinero, date la oportunidad de experimentar con productos en oferta, marcas genéricas o aprovechar los diferentes descuentos.

 

 

6.  Resistente a las “ofertas”

Un enorme cartel te da la bienvenida promocionando 2×1 muy tentador. Sin embargo, el producto en promoción no está en tu lista ni es algo que suelas usar. Entonces, ¿estás realmente ahorrando o estás agregando productos que no necesitás? Si, respondiste bien: estarás malgastando tu dinero.

 

 

7. Siempre recuerdas las 3 “B”: Bueno, bonito y barato

No se trata de decir que compres lo más barato, pero sí compara la calidad con lo que te gustaría comprar, además es importante que lleves tu calculadora, así podrás comparar precios, porciones y fechas de vencimiento.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *