Es una  tragedia empezar algo y descubrir más tarde que en realidad no es lo que quieres hacer.

 

Yo he pasado por ahí varias veces y es muy desagradable, porque cuando te das cuenta de ello sólo tienes 2 opciones:

  • Mandar el trabajo que has realizado al garete, con la consiguiente sensación de pérdida de tiempo y frustración.
  • Continuar con un proyecto que no te llena.

Por otra parte, algunas personas se encuentran cómodas progresando dentro de una empresa u organización, y a otras personas les va mejor por su cuenta como emprendedor solitario.

Hay muchos factores que se mezclan para saber si eres emprendedor, y espero que los que te voy a presentar a continuación te ayuden a identificar si esto de emprender está en tu ADN o no.

 

 

1.  Prefieres trabajar solo

 

Una de las motivaciones iniciales que tienen algunos emprendedores para comenzar su propio es su deseo de ser independiente.

 

A casi todos los emprendedores nos gusta tener el control de todo, y a menudo encontramos ese control en la soledad.

 

No es que sea un signo diferencial para saber si eres emprendedor o no, pero sí que es cierto que el emprendedor tiene inquietudes creativas que a veces requieren de ambientes solitarios para poder manifestarse.

 

Parece como si los grupos de personas fuesen una distracción, y aunque hay excepciones, generalmente es así.

 

Si no te gusta trabajar como hombre orquesta, entonces el espíritu emprendedor no te ha infectado y será mejor que te plantees trabajar para otro.

 

 

2. Tienes un talento específico que tiene mucha demanda

 

Para ser un emprendedor exitoso, debes tener una pasión o habilidad que se puede compartir con los demás y que agregue valor a sus vidas de alguna manera.

 

Tu éxito o fracaso como emprendedor depende en gran medida de la cantidad de valor que ofreces al mercado.

 

Hazte un pequeña radiografía de valor para saber si eres emprendedor o no.

 

Si no tienes ninguna habilidad o conocimiento especializado, entonces necesitas una gran cantidad de pasión por algo para compensarlo.

 

Si no tienes ni habilidades ni pasión, entonces lo mejor es que no intentes vivir un espejismo y no te lances al competitivo mundo del emprendimiento hasta que no afines tus habilidades y desarrolles una pasión por algo.

 

La mayoría de las personas poseemos una habilidad única o algo que nos apasiona, y que podría beneficiar a los demás, pero lo tratamos como un hobby o no nos damos cuenta de ello cuando los demás sí que lo perciben.

 

Este es otro síntoma para saber si eres emprendedor, y en ese caso te recomiendo iniciar un negocio basado en esta afición o en eso que te dicen los demás que se te da bien.

 

 

3. Tu mente rebosa creatividad

 

 

Si te gusta el diseño, la escritura, la música, o alguna otra actividad altamente creativa, entonces te adaptarás bien al emprendimiento.

 

Otro signo que te ayudará a saber si eres emprendedor es la creatividad, pues aquellos que son capaces de encontrar soluciones no convencionales a los problemas suelen tener más éxito como emprendedores.

 

El mundo está en constante cambio y necesita nuevas ideas, no sólo sobre qué hacer sino también sobre cómo hacerlo para continuar en expansión.

 

 

4.  No tienes miedo a la incertidumbre

 

No es ser irresponsable sino de aceptar los retos pensando más en la forma de alcanzarlos que en los obstáculos que encontrarás en el camino.

 

El espíritu emprendedor implica asumir una gran cantidad de riesgos e incertidumbre, y manejar esto es clave para saber si eres emprendedor.

 

Para un emprendedor el éxito dependerá de uno mismo y lo bien que ejecute su proyecto, porque no tiene una empresa u organización detrás para garantizar un salario.

 

Se trata de nadar o hundirse, y no todo el mundo puede manejar este tipo de presión porque valoran la seguridad más de lo que valoran la libertad y la independencia.

 

Aunque en mi opinión esa seguridad es una ilusión. No es ni mejor ni peor opción, pero ante el panorama laborar actual es un espejismo.

 

 

5. Sientes que no encajas

 

Otro síntoma clarísimo para saber si eres emprendedor o no.

 

Si a menudo te encuentras en medio de una charla con amigos y te sientes fuera de lugar porque sólo hablan de cosas que no te interesan y cuando empiezas a hablar tú todos te miran con caras raras, igual estás enfermo… Enfermo de emprendimiento.

 

Si te sientes como un bicho raro, si cuando expones tus ideas tu familia te dice que estás loco, quizás tienes 40º de fiebre emprendedora.

 

Si piensas diferente y sólo encajas con gente que piensa diferente, háztelo mirar.

 

 

6. Quieres una vida diferente

 

Para mí un negocio es un vehículo que sirve para llevarte a la vida que realmente deseas.

 

Ni más ni menos.

 

Por eso es importante conducir un vehículo que te guste, es decir poner pasión en tu emprendimiento.

 

Para saber si eres emprendedor tienes que preguntarte lo siguiente:

 

¿Cómo me veo dentro de 10 años?

 

Si te imaginas una vida como la que llevas, te ves trabajando para otro, o piensas que soñar es para los demás, es una opción válida pero indica que no eres emprendedor.

 

Sin embargo, si te ves en el camino de realizar tus sueños, si crees que puedes conseguirlo, deberías plantearte que emprender puede ser el camino para construir los cimientos de tu futuro.

 

7. Quieres cambiar el mundo

 

Algunas personas tenemos grandes sueños.

 

Ciertos niveles de autorrealización simplemente no son accesibles por medios distintos a la iniciativa emprendedora y un trabajo por cuenta de terceros podría no concederte el tiempo o la libertad que necesitas para hacer tus sueños realidad.

 

Espero que este artículo te haya ayudado a saber si eres emprendedor o no, y sea como sea te deseo lo mejor en tu viaje.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *