El baño, junto con la cocina, es una de las estancias en las que más accidentes se producen. La presencia de agua, que puede provocar resbalones o la electricidad son aspectos que hay que tener en cuenta para evitar esos pequeños accidentes domésticos.

Te dejamos algunos consejos de seguridad para el baño:

Evita resbalones

Las salpicaduras de agua en el suelo pueden provocar accidentes y resbalones. Este tipo de accidentes son fáciles de evitar, utiliza alfombras que aumentarán el agarre a la hora de pisar el suelo mojado al salir de la regadera.

Procura utilizar en tus pisos materiales antideslizantes como el mármol, reducirán accidentes. Además este tipo de suelos son muy fáciles de mantener ya que son muy resistentes y fáciles de limpiar.

Ventila

La ventilación en el cuarto de baño puede ayudar a evitar accidentes, y el exceso de humedad puede provocar manchas de humedad y moho.

Si no dispones de ventana al exterior, incorpora un sistema de aireación, mediante extractores o rejillas.

Cuidado con la electricidad

El agua y la electricidad son enemigos de la seguridad. Por eso es importante disponer de enchufes en zonas alejadas de los grifos o a las que no llegue las salpicaduras del lavabo o la regadera.

Si puedes utiliza tapas para cubrir los enchufes mientras no se utilicen.

A la hora de usar electrodomésticos como secador, planchas de pelo, afeitadoras, asegúrate de que el suelo no este mojado y que el lavabo o bañera han sido desaguados.

Falta de espacio

Los baños, por lo general son espacios reducidos en los que se aprovecha el espacio al máximo. Sin embargo, en ocasiones ese aprovechamiento del espacio acaba generando pequeños accidentes, como por ejemplo: caídas de objetos de armarios o zonas de almacenamiento, golpes con la puerta al entrar, entre otros.

Por ello utiliza adecuadamente el espacio, aprovecha los huecos como esquineras o armarios.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *