Hay artículos tan habituales que nos son necesarios, pero como tradicionalmente los usamos desde nuestros padres no conocemos la realidad, mucho de ellos pueden resultan contaminantes o perjudiciales para nuestro entorno. 

 

Así que, por si no lo sabías, te decimos que deberías comenzar a cambiar en la manera en que haces comprar en casa:

 

 

1. Jabón

 

Múltiples productos de higiene, y especialmente los jabones antibacterianos, incluyen triclosan, un compuesto químico que puede acabar en el agua y que, según algunos estudios, tiene impactos negativos en la salud de los peces y también en la nuestra.

 

Existen muchos productos biodegradables o alternativas para no usarlo tanto, todos los porductos especializados son amables con el ambiente y ya sea con tu piel, ropa y todo, no contribuyen al deterioro de la Tierra. 

 

 

2. Agua embotellada

 

Para fabricar una botella de agua se necesita agua corriente. En concreto, una cantidad que llenaría tres botellas exactamente iguales que la que se está creando. También se requiere petróleo. Mucho: en torno a 17 millones de barriles se emplean anualmente para este fin.

 

El material habitual de las botellas de agua es el plástico PET, que puede reciclarse hasta para crear ropa, pero lamentablemente muchas de estas botellas acaban en los vertederos por mala gestión de los residuos o, simplemente, porque no nos apetecía pasarnos por el contenedor de envases.

 

 

3. Vasos desechables y popotes

 

Cada mañana y gracias a las carreras con café en la mano, tiramos a la basura millones de vasos de papel cuya fabricación consume bosques y agua. Además, muchos de ellos incluyen polietileno, que no es biodegradable, para aguantar mejor el calor.

 

Los popotes son utencilios innecesarios que usamos por evitarnos la fatiga. Pero contaminan mucho, no se desintegran en menos de 50 años y le hace muchos daños a la flora y fauna del planeta cuando los tiras a la basura y llegan a los animales, que incluos, han muerto por asfixia. 

 

 

4. Palillos de madera

 

Solo en China, cada año se producen 80.000 millones de palillos chinos desechables según la agencia oficial Xingua. Para fabricarlos, se estima que son necesarios 20 millones de árboles al año, una demanda que ha encendido las alarmas ante el riesgo de deforestación en el país.

 

En México, como en todo el mundo, siempre que pedimos comida oriental nos dan un par. Pero estamos contaminado mucho al planeta usandolos. 

 

 

5. Productos de unicel

 

El problema con las sopas instantáneas u otros productos que vienen envasados en plástico o unicel, no se centra exclusivamente en su escaso valor nutricional, sino en la probabilidad de que generen dioxinas, al ser calentadas en los hornos de microondas. Diversos estudios en el mundo, han demostrado que este tipo de hornos no generan por sí mismos, contaminantes que pongan en peligro eminente a los seres vivos. No obstante, sí existe información suficiente para demostrar, que ciertos materiales al ser introducidos en éstos, pueden producir sustancias altamente contaminantes, como las dioxinas.

 

Las dioxinas son cancerígenas, mutagénicas, persistentes, bioacumulables, tóxicos y volátiles; se transmiten mediante la cadena alimenticia en la que el ser humano está al final, por lo que recibe concentraciones más altas. Las consecuencias en la salud humana, animal y vegetal son muy graves. En el humano, está la aparición de algunos tipos de cáncer: piel, cataratas, y cambios en el sistema inmunológico. En conclusión, la dioxina es carcinógena y altamente tóxica para ser humano, perjudican al sistema inmunológico y alteran el sistema hormonal.

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *