Acciones como la forma en que lavamos la ropa o la dejamos secando influyen en que tus prendas adquieran un aroma agradable o desagradable.

Algunas prácticas que hacemos ya sea al lavar o secar la ropa genera que nuestras prendas tengan un mal olor, si quieres evitar que esto pase, evita realizar alguna de estas 4 acciones:

  • Nunca dejes que la ropa húmeda se mezcle con la ropa seca antes de lavarla.

 

  • Recuerda que no debes dejar ropa húmeda o recién lavada en la lavadora por mucho tiempo, lo ideal es sacarla y tenderla en un espacio abierto de inmediato.

 

  • Evita dejar toallas mojadas que no puedes lavar al instante, una cosa que puedes hacer es introducirlas en una cubeta con agua y jabón.

 

  • También la secadora puede ser un factor para que tu ropa huela mal, si usas constantemente la secadora, lo mejor que puedes hacer es acortar el tiempo de secado.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *